El velo de la matrix

Blog sobre teorías de la conspiración y misterios

Vestigios de la Atlántida y Lemuria: la dualidad



Mapa del investigador y escritor ocultista James Churchward (1851-1936)

“Había, en efecto, una isla, situada frente al estrecho, que en vuestras lenguas llamáis las columnas de Hércules. Esta isla era más grande que la Libia y el Asia reunidos; los navegantes pasaban desde allí a las otras islas, y de estas al continente, que bañaba este mar, verdaderamente digno de este nombre. Porque lo que está más acá del estrecho del que hablamos, se parece a un puerto, cuya entrada es estrecha, mientras que lo demás es un verdadero mar, y la tierra que le rodea un verdadero continente. Ahora bien, en esta isla, Atlántida, los reyes habían creado un grande y maravilloso poder, que dominaba en la isla entera, así como sobre otras muchas islas y hasta en muchas partes del continente. Además, en nuestros países, más acá del estrecho, ellos eran dueños de la Libia hasta el Egipto, y en Europa hasta la Tirrenia.” (Timeo, Platón).

La Atlántida y Lemuria siguen debajo de las aguas después de miles de años de que ocurriera el diluvio universal. En las profundidades de los océanos se encuentran ocultas muchas cosas que desvelarían la verdadera historia de la Tierra y de la humanidad. Algunas personas dicen que la Atlántida y Lemuria fueron, cada uno, un edén, en donde los dioses crearon al humano y a las demás criaturas de la Tierra con la misión de establecer un paraíso y a la vez un almacén genético de las diversas formas de vida que estaban esparcidas alrededor del universo, es decir, de las diferentes expresiones de la creación; algo parecido a un proyecto Tierra propia de una novela o película de ciencia ficción.

Pero una cosa curiosa que hay que tener en cuenta, es que parece ser los seres de luz se caracterizan por crear vida y dejar que se desarrolle libremente, mientras que los seres oscuros se encargan de destruir la vida y de poseerla ¿Qué es lo único que muta, que muere, que perece con el tiempo? Pues la materia. De ahí que los satanistas illuminatis adoran a Saturno / Cronos / Satán / Set / Pan / El / Baphomet / Anu / Baal / Kali / Moloch, etc… deidad de la muerte, del tiempo, de las cosas perecederas y de la materia. Mientras que el alma humana es inmortal, es vida eterna llena de harmonía y de luz. Dicho esto, se podría decir que la dualidad es la realidad del mundo material 3D, y el karma es una característica de ella.

Sin embargo, para algunas personas la dualidad es algo cruel ¿Cómo es eso de que no puede haber bien sin el mal? ¿Nunca se podrá experimentar una realidad donde no exista el mal? ¿Es justo que una persona, que no sabe que vive en una matrix-cárcel, impuesta por seres oscuros y que además quede anclada cuando muere a cosas superficiales y mundanas (que es a lo que predispone esta matrix-trampa) tenga que volver a encarnarse en un cuerpo material para terminar de aprender las lecciones de una vida de por sí falsa y cruel que lo lleva a la ignorancia y a repetir la reencarnación? Si tenemos en cuenta que unos de los símbolos más importantes de los illuminatis son el uróboros y el ave fénix, ya podemos empezar a sospechar que la dualidad es una trampa de la oscuridad, un ESTADO en que nos quieren mantener y de ninguna manera es una condición absoluta.


El uróboros es el símbolo del ciclo eterno, propio de una realidad material y dual. Muy conocido en algunas civilizaciones antiguas y en muchas sociedades secretas.

El ave fénix es otro símbolo importante de los illuminatis. Esta criatura mitológica resurge de sus cenizas, una y otra vez. Es decir, los seres oscuros resurgen como el ave fénix por mucho que se les haya derrotado, ya que son propios de un mundo cíclico y dualista, por lo tanto, siempre tienen que estar presentes, tanto en mayor como en menor grado en un mundo material.



Podríamos deducir que los únicos que salen beneficiados de una realidad 3D, material y dualista son los illuminatis y sus dirigentes, las entidades de la oscuridad. En ningún caso el ser humano. ¿Pero cuándo y por qué la humanidad cayó en ese estado? Parece ser que la humanidad no siempre estuvo inmersa en la dualidad, sino que hubo una Edad de Oro. En esa época las cosas eran totalmente diferentes, ya que estamos hablando del momento en que la humanidad fue creada por seres de luz. Pero, de su posterior manipulación, se encargaron los seres oscuros. Esto último caracterizó el final de la Edad de Oro. 

Para empezar, parece ser que en el prometedor proyecto Tierra algo salió mal, algunos dioses colaboradores de la creación del edén se rebelaron e intentaron sabotear el proyecto. O incluso pudiera ser que se quedaran tan impresionados con el nuevo edén que quisieron quedárselos para ellos mismos. ¿O quizás quedaron prendados de las hijas de los hombres tal como está escrito en el Génesis? Pero la cuestión es que esos seres luego pasarían a ser los llamados ángeles caídos de la Biblia (recordemos que la Biblia es una readaptación de múltiples creencias paganas antiguas). 

Y es que esas entidades que pasaron de la luz a la oscuridad debido a su obsesión por la materia tentaron al humano ofreciéndole sabiduría, técnicas, conocimientos científicos (recordemos el mito griego de Prometeo y el del árbol del conocimiento bíblico) y la promesa de llegar a ser dioses conociendo el bien y el mal (la trampa de la dualidad), pero eso sí, dioses subordinados a ellos y a sus intereses. Esto, por lo tanto, nos recuerda al episodio bíblico de la Caída.

Todo esto tuvo como consecuencia una guerra entre distintas razas y/o entidades que incluso se expandió a diversas regiones de nuestra galaxia. Es por esto que escuchamos historias sobre seres pleyadianos (del grupo de estrellas de las Pléyades) que luchan contra reptilianos (provenientes de las constelaciones de Orión y de Draco) ocultas simbólicamente en mitos como los de San Jorge de Capadocia, San Miguel, etc.

Es más, podemos ver en la mitología egipcia un episodio en donde el dios halcón (Horus), una de las manifestaciones del disco solar, alanceó a Set (SATanás / SATurno / Baal / Moloch…) y lo sumergió en las tinieblas, derrotándolo…


Arriba podemos apreciar en un relieve del templo de Edfú, (Egipto) la escena en donde Horus da caza a Set con una lanza. Vemos a Set representado como un hipopótamo.



Horus contra Set.



¿A qué nos recuerda esto?

Aquí podemos ver una ilustración del siglo XV del relato “cristiano” de San Jorge matando al dragón, una criatura reptiliana.


Una cosa que creo que es importante explicar, es que algunos investigadores no están de acuerdo en que los reptilianos sean los anunnakis (anunnaki quiere decir “los que vinieron del cielo a la Tierra”, es decir, de Nibiru a la Tierra.). Sin embargo, recordemos que en la antigua Sumeria se hacían representaciones de los dioses anunnakis con rasgos reptilianos. Hay una tablilla sumeria que data de alrededor del 3500 a.C. que describe la llegada de los anunnakis con esta frase: “Los reptiles descienden verdaderamente”. Y es que debemos tener en cuenta que los anunnakis son los 23 dioses del panteón sumerio, incluyendo a Enlil (señor de los vientos) y a Enki (señor de la tierra). A estos dioses se les llamaba “Sir” que significa gran serpiente o dragón (nombre que todavía se siguen poniendo algunas noblezas de hoy en día). Los mismos sumerios se referían a sus dioses como serpientes feroces y aladas. El término U-SHUM-GAL, a menudo utilizado para describir a Enki, se traduce por “serpiente voladora y feroz” y el dios anunnaki Ninurta se llamaba MUSH-SHA-TUR-GAL-GAL, que significa “la serpiente voladora con la mirada ardiente”.
Estatuilla reptiliana sumeria de una deidad anunnaki encontrada en las ruinas de la antigua ciudad de Ur (Irak).
Los anunnakis prohibieron a los sumerios representarlos en grabados y estatuas tal como eran en realidad, así que casualmente se decidió representarlos como serpientes, cocodrilos o criaturas con escamas.
Vemos arriba a un masón con su característico delantal ¿casualidad que la estatuilla reptiliana de Ur pareciera que también tiene uno parecido? Recordemos que los masones (una red clave de los illuminatis) son herederos de los templarios, que durante sus cruzadas  en la zona anunnaki de Mesopotamia obtuvieron conocimientos antiguos y esotéricos de la época de la Atlántida y Lemuria (también de los primeros períodos postdiluvianos) para luego utilizarlos y dominar a la humanidad con la ayuda de entidades oscuras.


Es por eso que en este blog me refiero a las entidades oscuras que dominan el planeta como los anunnakis/reptilianos para evitar confusiones.
 
Por lo tanto, y siguiendo con la historia, los anunnaki/reptilianos se apoderaron del edén y empezaron a convivir con los humanos, construyeron templos, megalitos, pirámides y ciudades; manipularon genéticamente al hombre tanto como quisieron, crearon el imperio global de la Atlántida y Lemuria, se mezclaron con las mujeres humanas engendrando criaturas, gigantes o nefilim para dar lugar a dinastías sagradas, impusieron adoraciones y rituales de magia para que ellos pudieran alimentarse de las energías que surgían de esas adoraciones y entre otras muchas cosas.
 
Pero llegó un momento en que los anunnaki/reptilianos bajaron tanto las frecuencias vibratorias de la Tierra debido a la gran cantidad de magia y/o energía negra que se utilizaba, que la situación se hizo insostenible y una guerra entre facciones anunnakis se desató. Unos querían extinguir a la humanidad y otros querían seguir manteniendo al humano como esclavo y alimento (para eso serviría Noé) ¿Enlil versus Enki? Esto tuvo como consecuencia un diluvio universal, inundando y destruyendo el imperio atlante/lemuriano (que se había convertido en el centro de operaciones de la oscuridad) y otras muchas zonas del globo terráqueo.

Una cosa que hay que remarcar, es que se podría decir que la humanidad no sufrió una Caída, sino dos. La primera podría ser perfectamente cuando Adán y Eva (simbólicamente hablando) comieron del árbol del conocimiento tentados por la serpiente, aceptando entrar en una realidad dual y que se les dejara manipular genéticamente. La segunda, por otro lado, sería el diluvio que arrasó la Tierra debido a que los seres oscuros o ángeles rebeldes engendraron todo tipo de criaturas provenientes de las mezclas con los humanos, poblando así la Tierra y causando estragos y malestar en otras facciones de los anunnakis/reptilianos, es decir, la facción de Enlil.

Así que tenemos que el diluvio (o segunda Caída) dispersó y aisló a las poblaciones del planeta que habían sobrevivido y se tuvo que comenzar de nuevo, ya que gran parte del conocimiento antediluviano se había perdido con el desastre global. Además, tengamos en cuenta que la escritura nació en las primeras civilizaciones postdiluvianas, es decir, en Sumer y en Egipto. Por lo tanto, lo ocurrido en la Atlántida y Lemuria  solamente se registró en la tradición oral. Y es que a partir de la tradición oral se crearon las mitologías de los diversos pueblos antiguos de la Tierra de hoy en día, sin embargo, recordemos que el flujo de conocimientos mediante el habla durante generaciones no es tan estable como el conocimiento escrito, es por eso que es difícil saber qué se quería decir exactamente en tal o cual mitología, ya que a lo largo de generaciones se iban cambiando diversos aspectos de la historia durante las narraciones orales en diferentes culturas, que antes fueron una y que luego fueron separadas y aisladas por el diluvio.

Por lo tanto, después del diluvio la humanidad ya estaba definitivamente condenada a estar en un mundo material 3D y de alta densidad debido a la manipulación que habían hecho los anunnaki/reptilianos. Pero, ¿qué pasó con ellos? Y es que la Tierra se había vuelto tan densa, que a las entidades o dioses de la oscuridad les costaba manifestarse físicamente para interactuar con los humanos, es decir, no podían materializarse tan fácilmente como antes ¿Quizás subieron mucho más la densidad para esconderse ante los ojos de los humanos y manipularlos más fácilmente desde otras dimensiones? Recordemos que la materia es energía muy densa o energía que está muy condensada. En este blog no me cansaré de decir que esto último es clave, ya que a partir de la subida de densidad (o segunda subida de densidad/segunda Caída) los anunnaki/reptilianos dejaron de convivir físicamente con el hombre y empezaron a utilizar a grupos de humanos (sacerdotes, reyes, etc.) como vehículos o portales orgánicos para que siguieran sus planes de dominación. Estos primeros pasos de apoderarse o poseer a personas mediante rituales, ceremonias, programaciones mentales, etc. desde el astral, quizás comenzó en las primeras civilizaciones postdiluvianas, es decir, Sumeria, Egipto y Babilonia, entre otros muchos lugares (aunque la zona de Egipto antes de diluvio ya era una colonia atlante). 

Así que podemos decir que a partir de aquí, empieza a surgir el grupo de humanos trabajadores de la oscuridad al que yo llamo illuminatis, es decir, esa red de grupos, organizaciones y sociedades secretas que dominan el mundo actualmente. Aunque en realidad, el nombre illuminati surgió exclusivamente para nombrar a la famosa sociedad secreta del judío alemán Adam Weishaupt en el siglo XVIII. Los illuminatis de Baviera. 

   David y Goliat de Tiziano
El relato bíblico de David y Goliat nos puede dar una pista. Y es que Antes y poco después del diluvio, en la Tierra existía un pueblo de gigantes que tenían, por parte de la oscuridad, el derecho “divino” de gobernar sobre la humanidad. Estos gigantes, los llamados nefilim, fueron los descendientes que los anunnaki/reptilianos tuvieron con las mujeres humanas. Sin embargo, luego son traicionados por sus padres, los dioses, quienes prefirieron utilizar a los humanos y decidieron extinguir con el diluvio a sus hijos, los gigantes, creando un linaje elegido, el linaje de David, para gobernar la Tierra mediante portales orgánicos, es decir, mediante humanos.

Por lo tanto, tenemos que la oscuridad tomó la Tierra y la convirtió en su granja humana. El humano del edén antes de la primera caída y su posterior manipulación era muy ingenuo, era inocente, pacífico, andrógino, inmortal y telepático. Los anunnaki/reptilianos eliminaron todo eso y le impusieron al ser humano el lenguaje hablado para que abundara la mentira, ya que con el habla no se podía conocer la verdadera intención de la persona. El resultado fue un éxito rotundo para la oscuridad.

Y es que si los anunnaki/reptilianos y sus títeres, los illuminatis, han creado un sistema enormemente sofisticado y bien calculado de esclavitud y de ignorancia hasta el día de hoy, es porque saben perfectamente que el humano puede evolucionar y salir de la matrix utilizando su libre albedrío y el poder del pensamiento. Ellos tienen en cuenta que el fin del estado de la dualidad, de su tiranía anunnaki/reptiliana, forma parte de la evolución humana, no lo pueden evitar, pero sí retrasar; por eso hoy en día los servidores de la oscuridad son conscientes de que tienen sus horas contadas y están haciendo todos los desastres posibles antes de marchar. Ellos tienen que aprovechar el poco tiempo que les queda como dueños del mundo. Y después, la humanidad tendrá otra Edad de Oro, en donde los seres humanos podrán entrar y salir de la materia y/o de la dualidad a consciencia, a voluntad. Incluso hasta podrán hablar con los animales, ya que no existirá el lenguaje, sino la telepatía, y por lo tanto, el fin de las mentiras. Los humanos se convertirán en seres de luz que se expandirán y crearán vida en los diferentes confines del universo, y seremos muy buenos, ya que no se nos olvidará la lección de los seres oscuros, una lección que se podría considerar uno de los mayores desafíos del universo para llegar a evolucionar definitivamente. Superar la dualidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario