El velo de la matrix

Blog sobre teorías de la conspiración y misterios

La mentira de la élite illuminati sobre el calentamiento global


La teoría oficial sobre el calentamiento global o cambio climático se ha convertido en una de las mayores estafas científicas de los últimos tiempos, igual pasó con el darwinismo, el Big Bang, y de que todo es material y azaroso. Estas teorías tienen en común el objetivo de manipular la mentalidad de la sociedad para que haya un cambio económico, social, político, científico, tecnológico e incluso cultural que beneficie a sus creadores, es decir, a la élite illuminati. 

Pero como podemos ver, todas estas teorías científicas de la élite también sirven para ocultar verdades a la humanidad, como por ejemplo, la verdad sobre su pasado con la teoría darwinista, ya que no dice nada sobre intervenciones genéticas al hombre por parte de entidades y/o extraterrestres, por ejemplo. Y en este caso, con el cambio climático, quieren ocultarnos lo que realmente sucede en la Tierra y en el sistema solar para que no sepamos nada sobre sus ciclos.

Está claro que la Tierra siempre ha pasado por cambios climáticos bruscos, forma parte de su naturaleza, pero no se puede decir con total seguridad, como veremos, de que la causa del cambio climático actual sea el CO2 (dióxido de carbono) producido por el hombre. Evidentemente, la contaminación ambiental por parte de las industrias es un problema grave que nos repercute a todos, ya que la degradación de nuestro medio ambiente pone en peligro la vida de todos los seres vivos del planeta. El problema viene cuando se utilizan argumentos ecológicos para justificar que los humanos somos los únicos responsables del cambio climático (cuando en realidad las emisiones de CO2 provenientes del hombre son minúsculas en comparación con la de los océanos) y, por lo tanto, tenemos que pasarnos a las energías alternativas que, a la vez, fueron inventadas, financiadas y promocionadas por los mismos magnates del petróleo que tanto han hecho daño a la humanidad y al medio ambiente; es más, para crear las infraestructuras de las energías eólicas, solares, etc. Se necesita utilizar más energía que la que se obtiene. Si los illuminatis nos dan energías limpias, nos las darán caras y poco eficientes hasta que ellos terminen de mudarse, a partir de ahí, una vez que tengan el control total sobre las alternativas y los países por medio de impuestos (como las del carbono) ya serán más baratas y producirán más energía, como pasó con el petróleo. 

Hoy en día, a los que niegan la teoría del calentamiento global producido por el hombre se les llama negacionistas y promotores de las petroleras, cuando en realidad, hay que tener un poco de sentido común al ver que los ecologistas de Greenpeace tienen como financiador al magnate petrolero David Rockefeller, recordemos que los Rockefeller son una de las familias illuminatis más influyentes.



Los illuminatis no son tontos, saben perfectamente que las personas cada día se preocupan más por el medio ambiente y, por lo tanto, necesitan inventarse una mentira para desviarlas del buen camino y tomar el control del nuevo campo de las energías alternativas. ¿De dónde surgió la teoría oficial del calentamiento global? ¿Quiénes se benefician? ¿Qué objetivos tiene? Y lo más importante ¿Será verdad? Veamos: 




En 2006, Albert Arnold Gore, político y “ecologista” estadounidense, se convirtió en el máximo representante contra la lucha sobre el calentamiento global causado por el hombre después del estreno de su película Una verdad incómoda, que se convirtió rápidamente en el tercer documental de mayor éxito en la historia de EEUU y ganó un Óscar al mejor largometraje documental. El libro, también llamado Una verdad incómoda, llegó a estar en el primer puesto de la lista del New York Times de los libros más vendidos.



Vemos aquí una carta del juego de mesa llamado Illuminati de Steve Jackson. Otra vez, este juego de los años noventa predice los planes de la élite.



Al Gore recibió el premio Nobel de la Paz en el 2007 junto al Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU por dar un mayor conocimiento sobre el cambio climático causado por el hombre. No es de extrañar, ya que los premios Nobel y la ONU forman parte de la red illuminati. 



Recordemos que Al Gore fue vicepresidente de los EEUU durante la administración de Bill Clinton, una de las más corruptas de la historia de la nación, en donde encontramos escándalos financieros y de narcotráfico.



Según el investigador David Icke, Al Gore pertenece al linaje Anunnaki/reptiliano, ya que es primo del expresidente Richard Nixon y familiar de Eduardo I de Inglaterra, por lo tanto, también está vinculado con el Sacro Imperio Romano a través de los emperadores Luis II, Carlos II y Luis I. Estos vínculos lo convierten en familiar de Carlomagno (dinastía merovingia) y en primo de George W Bush.



Gore asiste a los rituales del Bohemian Grove y Phillip Eugène de Rothschild dijo que lo reconoció en uno los frecuentes rituales al que asistió.

Aquí vemos una foto tomada durante una reunión del Bohemian Grove en el año 1967, a la izquierda podemos reconocer a Ronald Reagan (expresidente de los EEUU) y a la derecha a Richard Nixon (expresidente de los EEUU), primo de Al Gore. Como vemos, todo queda en familia (linaje anunnaki/reptiliano).

 Como vemos, Al Gore pertenece a la dinastía illuminati de los merovingios. Los merovingios fueron los caudillos o patriarcas de una tribu de los francos, que comenzaron a gobernar en el siglo V, siendo el rey Meroveo el que originó el nombre de la dinastía. Según la “leyenda”, estos reyes merovingios tenían poderes telepáticos, hablaban con los animales, sanaban con las manos y gozaban de una increíble longevidad. También podemos ver que se caracterizaban por tener una larga melena, ya que se decía que en sus cabellos residía la fuente de su poder (fijémonos en la analogía bíblica de Sansón). Pero a la vez, eran malvados y asesinos (aquí podemos ver la típica característica de la élite illuminati). Por lo tanto, se podría decir que los merovingios contenían en su ADN información genética anunnaki/reptiliana para así poder ser controlados más fácilmente por esas entidades maléficas y sus cabellos era el instrumento para comunicarse con ellas. 

Quinotauro, de Roberto Frison.


La leyenda cuenta que el rey Clodión “el cabelludo” dejó embarazada a su esposa y luego ésta se fue a bañar al mar donde fue capturada por una criatura marina llamada Quinotauro que, al violarla, le envió su material genético al feto. De ahí surge que Meroveo tuvo dos padres, uno de naturaleza “divina”.

Con relación al Quinotauro marino, a la izquierda vemos a la deidad mitológica sumeria/babilónica Oannes en las tablillas que hablan sobre los anunnakis. Oannes era mitad pez y mitad humano, un ser marino y a la vez terrícola. A la derecha, una moneda antigua de una criatura marina que tiene analogía con el signo de capricornio.

Según el historiador masónico Manly P. Hall, el planeta Saturno es regente de capricornio ¿De ahí vendría el satanismo illuminati que expuse en un post anterior?

 
Arriba, podemos ver una tablilla sumeria en donde aparecen estas deidades mitad pez y mitad hombre y abajo tenemos un parecido de la mitra papal con la cabeza de un pez, es decir, parecido a Oannes. Recordemos que el cristianismo tiene raíces en las religiones paganas egipcia/babilónica/sumeria.

Y si nos vamos más para atrás, en el tiempo de la Atlántida y Lemuria, de donde surgieron los linajes anunnaki/reptilianos, podemos ver que se decía que Poseidón, dios de los mares, gobernaba la Atlántida y tenía un tridente (fijarse en el parecido con la flor de lis de los merovingios, la trinidad cristiana, etc.).



Este símbolo de la flor de lis forma parte de la heráldica de la dinastía merovingia y de las realezas europeas, que a la vez están emparentadas con los mismos merovingios.


Después de esta pausa de Al Gore, genealogías y simbolismos, ahora vayamos a ver más pruebas, y entre ellas científicas, que demuestran que la teoría oficial del calentamiento global causado por el hombre huele muy mal:

La manipulación del IPCC

Se podría decir que el informe del IPCC se ha convertido en la base que sustenta la teoría oficialista del cambio climático, que “casualmente” vino justo después del documental de Al Gore. Este informe, creado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), perteneciente a la ONU, expuso que el calentamiento global se debía a nuestras emisiones de carbono y que no había ninguna otra posibilidad que fuera otra causa (igual que Al Gore). 

Al ver que la ONU está detrás de esto, se puede claramente sospechar que hay gato encerrado, ya que es una organización que forma parte del plan illuminati de un gobierno mundial, es decir, el Nuevo Orden Mundial.

Aquí vemos a Al Gore y a Rajendra Pachauri (presidente del IPCC) con el premio Nobel de la “Paz” en 2007. Los dos aparecieron de repente y casi al mismo tiempo haciendo apología del cambio climático causado por el hombre.

Según el profesor Philip Stott, del Departamento de Biogeografía de la Universidad de Londres, el IPCC, como cualquier organismo de la ONU, es meramente político, es decir, sus conclusiones finales están determinadas por la política.

El profesor Paul Reiter, del Instituto Pasteur de París, que trabajó para el IPCC y luego renunció, dijo que el IPCC está formado por los 1500 o 2500 científicos más importantes del mundo, pero cuando se mira sus biografías, un buen número de ellos no son científicos.

Pero lo más grave del asunto, es que en una carta al The Wall Street Journal, el profesor Frederick Seitz, expresidente de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, reveló que los redactores del IPCC habían censurado los comentarios de los científicos y que el actual informe no es la versión aprobada por los científicos colaboradores que aparecen en la primera página. Los apartados que los redactores del IPCC borraron decían cosas como: 

“Ninguno de los estudios citados arriba demuestra claramente que podamos atribuir los cambios climáticos al aumento de los gases de efecto invernadero (como el CO2)”.

“Hasta la fecha, ningún estudio ha atribuido todos o parte de los cambios climáticos observados hasta el momento a causas antropogénicas”

El profesor Seitz concluyó diciendo que nunca había sido testigo de una corrupción tan preocupante como la del proceso de revisión de estos informes del IPCC.

Además, los mismos autores del IPCC admitieron que se habían borrado ciertos apartados y dijeron que lo habían hecho a raíz de comentarios de los gobiernos, de científicos individuales y de organizaciones no gubernamentales. Es decir, el IPCC es un documento político y no científico. El profesor John Christy, uno de los principales autores del informe, dijo que no era cierto que había consenso entre miles de científicos acerca de que los humanos fueran la causa del cambio climático.

El CO2 no es el culpable y siempre hubo cambios climáticos… e incluso peores

Según el profesor Nir Shaviv, del Instituto de Física de la Universidad de Jerusalén, hubo períodos en la Tierra en que había tres o diez veces más CO2 que en la actualidad.

El profesor Tim Ball, del Departamento de Climatología de la Universidad de Winnipeg, dijo que la temperatura de la Tierra ascendió de forma significativa hasta el año 1940, cuando la producción industrial era relativamente baja. En los años de la posguerra, más allá de 1940, cuando la industria y la economía mundial empezaron a rodar y la producción humana de CO2 se disparó, ¡la temperatura mundial descendió! ¡Los hechos no se corresponden con la realidad!

Tim Ball también dijo que el CO2 es un gas menor de efecto invernadero y que lo que causa el 95% de ese efecto es el vapor de agua. El CO2 es un gas natural que producen todas las formas de vida. Los seres humanos producimos una diminuta porción del CO2 de la atmósfera en comparación con lo que producen los volcanes, los demás animales, las bacterias, las plantas y, sobretodo, el mar, que es la mayor fuente de CO2.

Se nos dice en los medios de desinformación masiva (promotores de la teoría del calentamiento global causado por el hombre) que la Tierra está más templada de lo que lo ha estado desde que se empezó a registrar sus temperaturas, pero no dicen que… ¡estos registros empezaron nada más y nada menos que en 1860! Cuando en realidad los ciclos planetarios se miden por cientos, miles y millones de años.

En el Holoceno Máximo las temperaturas fueron notablemente más altas que hoy en día durante más de 3 milenios. Este período fue hace 8000 años. 

Hay registros que se remontan a miles de años atrás. Hace 1000 años aproximadamente, en Groenlandia hizo más calor que hoy en día y eso no provocó ningún deshielo masivo, así que no se puede decir que un ligero aumento de la temperatura causaría abundantes deshielos.

El profesor Syun Ichi Akasofu, director del Centro Internacional de Investigación del Ártico, dijo que los medios de comunicación siempre muestran placas de hielo desprendiéndose como prueba del calentamiento global, pero eso siempre fue así, sobretodo en primavera.


               Las placas de hielo están continuamente contrayéndose y expandiéndose de forma natural.




Un estudio de un grupo de científicos de la Universidad de Harvard mostró que las temperaturas actuales no son las más elevadas de los últimos miles de años y que los patrones climáticos de hoy en día no son tan extremos.



El grupo de Harvard vio los datos sobre las temperaturas proxy, que se obtienen de los anillos de los árboles y de las capas de las muestras de hielo. El estudio lo publicaron en la revista Energy and Environment, en donde se muestra que entre los siglos IX y XIV hubo un período cálido medieval en el que las temperaturas mundiales eran significativamente superiores a las de la actualidad:





            En la Edad Media no existían las industrias contaminantes de hoy en día y las emisiones de CO2 no eran tan abundantes, pero sin embargo, el clima era más cálido que en la actualidad.

Como vemos en la gráfica de arriba, luego de ese período cálido hubo un drástico enfriamiento que comenzó en el siglo XV, al cual se le llamó mini edad de hielo. Durante ese tiempo el río Támesis se congeló hasta tal punto que las ferias se hicieron sobre la superficie del río, es más, hay postales de navidad de la época en donde sale el Támesis como una pista de hielo.  

 El pintor holandés más famoso del siglo XVI, Pieter Brueghel, dibujó los paisajes del invierno del año 1565. Arriba podemos ver una obra suya llamada Return of the hunters, donde observamos el duro invierno que había durante esa pequeña edad de hielo de la que estamos hablando y que terminó a finales del siglo XIX.

Al Gore convencía a la gente sobre la versión oficial del cambio climático mostrando estudios de los núcleos de hielo, que se basan en perforar a gran profundidad el hielo para poder determinar la temperatura de la Tierra a lo largo de cientos de miles de años. Gore dijo que, durante 650.000 años, los núcleos de hielo mostraban una correlación entre el CO2 y la temperatura. Esto es cierto, pero el profesor Ian Clark, experto en paleoclimatología del Ártico y profesor de la Universidad de Ottawa, que examinó los registros de temperatura de la Tierra de hace cientos de millones de años, nos dice que sí, es cierto que hay relación entre el CO2 y el cambio climático, pero que se interpretó al revés: El CO2 no provoca el calentamiento climático, sino que el calentamiento genera CO2.

Y concluye que no se puede decir que el CO2 determina el clima ni en el pasado nunca lo ha hecho.

Pero… ¿qué causa el cambio climático o calentamiento global? El Sol

El doctor Sami Solanki, director de investigación del sistema solar en el Instituto Max Planck, en Gottingen, Alemania, dijo que actualmente el Sol irradia con más fuerza que en los últimos sesenta años y tal vez eso esté influyendo en las temperaturas de todo el mundo. Solanki también dijo que él y su equipo descubrieron que cuando había menos emisiones del Sol, de las llamadas manchas solares, en la Tierra había un período frío y viceversa. A lo largo del último siglo (el XXI), el número de manchas solares ha aumentado y, por lo tanto, también la temperatura.

Ya en 1991, científicos veteranos del Instituto Danés de Meteorología, decidieron juntar los registros de las manchas solares durante el siglo XX y compararlos con los registros de las temperaturas. Lo que descubrieron fue una correlación sorprendentemente directa entre lo que ocurría en el Sol y los cambios de temperatura de la Tierra.


 Precisamente el Sol nos bombardea con enormes explosiones, avalanchas de gas y un eterno viento solar  que no deja de chocar contra la Tierra.


Muchos científicos están de acuerdo que cuando el Sol no tiene manchas solares, la Tierra se enfría. Pero cuando aparecen con frecuencia es señal de que la actividad solar es mayor y claramente esto afecta a la Tierra.




El profesor Eigil Friis-Christensen, director del Centro Espacial Nacional Danés y sus colegas, estudiaron los registros astronómicos de los últimos 400 años para comparar la actividad solar con las variaciones de temperatura y, una vez más, encontraron que las variaciones de la actividad solar estaban íntimamente ligadas a los cambios de temperatura en la Tierra:

 Al parecer es el Sol el que provoca cambios en el clima, ni el CO2 ni cualquier otro factor. Es más, el aumento de CO2 sería un efecto de la actividad solar sobre la Tierra, pero nunca el responsable del calentamiento global, que tiene su causa en el Sol.

En el 2007, el National Geographic News dijo que Marte también estaba experimentando una temperatura más cálida y pasaba lo mismo en otros planetas. Está claro que el aumento de la actividad solar no solamente afecta a la Tierra.

El ruso Habibullo Abdussamatov, director de investigación espacial en el Observatorio Astronómico Pulkovo, en San Petersburgo, dijo que los datos obtenidos de Marte demostraban que el actual calentamiento en la Tierra lo provocaban los cambios del Sol. La radiación solar calienta tanto la Tierra como Marte. ¿O será que hay industrias humanas en otros planetas del sistema solar? La verdad es que es más fácil y lógico pensar que la teoría del cambio climático causado por el hombre es mentira.

Una anécdota curiosa es que un físico, llamado Piers Corbyn, inventó su propia técnica para pronosticar el tiempo después de estudiar las manchas solares y ver su evidente efecto en la meteorología. Durante meses Piers ganó dinero a base de hacer apuestas con sus pronósticos, basados en las manchas solares, en contraposición a los de la Agencia Meteorológica de Londres. Piers dijo además que es el Sol el que está provocando el cambio climático, mientras que el CO2 es irrelevante y nunca ha sido causa de calentamientos globales.



Dogmas, negocios e intereses

Aurelio Peccei, fundador del Club de Roma (de los illuminatis), que forma parte a la vez de la sociedad de la Mesa Redonda, dijo lo siguiente en The First Global Revolution, en la publicación de 1991 de la organización:

“En la búsqueda de un nuevo enemigo que nos una, dimos con la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, el hambre y hechos similares cumplirían los requisitos… Todos se deben a la intervención de los seres humanos… El verdadero enemigo es, entonces, la misma humanidad”.

Lo que ha demostrado la teoría oficial del calentamiento global causado por el hombre es cómo un área de la ciencia se puede convertir en una ideología política y hasta en un gran negocio. Por ejemplo, los principios fundamentales del periodismo se abandonan con el tema del calentamiento global. De hecho se ha producido una nueva forma de “periodismo” en donde hay toda una nueva generación de reporteros y periodistas ecológicos en que su trabajo depende de la teoría del cambio climático causado por el hombre. También vemos que estos “periodistas” se han dado cuenta que siempre dicen lo mismo y eso da como resultado que se hagan noticias cada vez más alarmantes y apocalípticas.

También tenemos que los gobiernos marionetas de los illuminatis han dado subvenciones para que se hagan hallazgos que soporten la teoría del cambio climático antropogénico. Esto generó toda una industria de científicos, departamentos universitarios, periodistas del medio ambiente y administradores que deben su vida a la teoría oficial.

La ONU gasta millones de dólares en hacer conferencias por todo el mundo sobre el calentamiento global, ya que fue iniciativa de ellos. Y no solo eso, también se tiene el objetivo de prohibir que los países pobres se desarrollen y para que dependan de la tecnología de las renovables provenientes de los países ricos.

Estamos hablando de que los países ricos pueden permitirse experimentar con otras fuentes de energía, pero los países pobres aún están en plena lucha por la supervivencia.

La idea de que los países pobres deban utilizar las energías más caras y menos rentables (solar, eólica, etc.) es una de las facetas más inmorales de la campaña sobre el calentamiento global.

Los ecologistas occidentales (como los de Greenpeace, que son financiados por la familia petrolera Rockefeller) les dicen a los del tercer mundo que deben utilizar energía eólica y solar, cuando ya en el mismo primer mundo las energías renovables siguen siendo caras y poco rentables. Se les dice a los pobres que no toquen sus reservas de gas y de petróleo, cuando en realidad los países desarrollados tuvieron vía libre para explotar todo el petróleo y todo el gas que quisieron y desarrollarse con ellas.

Por lo tanto, tenemos la situación de que al tercer mundo se le está prohibiendo explotar sus recursos naturales por el peligro del CO2. Y si llegasen a explotarlos, les meten impuestos de carbono, cuyos beneficiadores son la familia banquera judía askenazi de los Rothschild.

 Vemos arriba a David Mayer de Rothschild, que se ha convertido en promotor de la teoría oficial del calentamiento global antropogénico y de las renovables (es decir, todo un ecologista oficial, pero eso no se lo cree ni él). Los Rothschild se han beneficiado de esta mentira. Siempre que hay un Rothschild hay que sospechar, por mucho que se parezca a Jesús de Nazaret. Recordemos que una característica de los illuminatis es el ponerse la máscara de ángel para ocultar el rostro endemoniado que tienen. Un lobo disfrazado de cordero.

Margaret Thatcher, cuando fue primera ministra de Gran Bretaña en los años ochenta, promocionó la teoría del calentamiento global antropogénico para debilitar a la industria de la minería de carbón (que estaba luchando contra ella) y para justificar que hubiera más energía nuclear. Thatcher fue una marioneta útil de la élite illuminati, ya que tenía una política privatizadora bestial, pero cuando se opuso a la Unión Europea la quitaron de en medio ya que una Europa “unida” y con un banco central era el próximo plan de la élite.

El ministro de economía y hacienda de Thatcher, Nigel Lawson, fue el primer político que financió una investigación del calentamiento global. Más tarde, vio que había algo extraño en todo esto y se pasó al bando de los críticos. Según Nigel, Thatcher le dijo a la Royal Society (de los illuminatis) que tenía todo el dinero necesario para demostrar la teoría del calentamiento global en relación con el CO2. Además, Thatcher también pidió que la Agencia de Meteorología de Gran Bretaña crease un modelo climático que más tarde se utilizaría como fundamento del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o IPCC.

Pero aún hay más, la histeria de los medios de comunicación (medios de desinformación o medios de defecación masiva) y de las instituciones gubernamentales viene cada vez que los modelos informáticos sobre el cambio climático pronostican terribles consecuencias en un futuro.

El doctor Roy Spencer, director del equipo Weather Satellite de la NASA, dijo que los modelos climáticos solamente son precisos si todos los centenares de asunciones que se incorporan también lo son. Si solamente una asunción fuese incorrecta, esto bastaría para que todo el pronóstico también lo fuera. Y como vemos, la asunción más importante de esos modelos informáticos es la de que el CO2 es la causa del calentamiento global. Por lo tanto, quedan inservibles.

Conclusión

Los datos que he recogido de los científicos que critican la teoría oficial provienen del documental El gran fraude del calentamiento global, de Martin Durkin, que se estrenó en el 2007 mediante el canal Channel 4 británico. Este documental lo recomiendo mucho, ya que expone con brillantez y sobriedad científica la mentira del cambio climático causado por el CO2. Evidentemente, no se le dio más importancia públicamente, ya que los planes y los negocios de la élite ya estaban en marcha. Así que tenemos que hoy en día todavía la mayoría de las personas, gobiernos, científicos, etc., se creen la versión antropogénica del cambio climático. Esto es lo que pasa cuando hay un establishment que los profesionales tienen que seguir para mantener sus profesiones y obtener éxito.

Como hemos visto, la Tierra se está calentando, pero no a causa del hombre sino del Sol. Actualmente estamos llegando al final de un ciclo solar, que se caracteriza por una mayor actividad de manchas y tormentas solares, es por esto que las temperaturas y el CO2 subieron y surgieron con más fuerza que nunca los teóricos del calentamiento global antropogénico. Sin embargo, pronto el Sol se tranquilizará y dará como resultado un enfriamiento de la Tierra, es decir, entraremos a una mini glaciación parecida a la que comenzó en el siglo XV. ¿Volveremos a ver el río Támesis como una pista de hielo? Si nos fijamos, en enero del 2014 se congeló un tercio de los EEUU y buena parte de las cataratas del Niágara en plena campaña sobre calentamiento global. ¿Será que ya nos estamos acercando a la mini glaciación? Aunque hay muchos investigadores que dicen que no será una mini glaciación, sino uno muy grande.


Las Cataratas del Niágara en enero del 2014, “menos mal que hay calentamiento global”.




 Así se quedará la marioneta illuminati y merovingio Al Gore al salir de un congreso sobre el calentamiento global.





Hay que estar atento a las operaciones de geoingeniería que se están realizando en el planeta. Al parecer, los chemtrails destrozan las nubes e impiden que se formen tormentas, además de que envenenan a la población con Bario, Plomo, Aluminio, etc., Parece ser que también quieren cambiar el clima y evitar que la glaciación o mini glaciación llegue al planeta. Esto les daría la razón de que la Tierra se está calentando. ¿Será que, como dicen algunos investigadores, las glaciaciones sirven para que haya un cambio evolutivo en los seres humanos y quieren evitarlo?


Documental  El gran fraude del calentamiento global:

https://www.youtube.com/watch?v=mXQXDsBkGwo 






 





 

1 comentarios:

Publicar un comentario