El velo de la matrix

Blog sobre teorías de la conspiración y misterios

El negocio del cáncer y Grandes Descubrimientos




Está claro que el cáncer es uno de los grandes problemas de nuestra época, sobretodo de los países industrializados y en vías de desarrollo. Es difícil hoy en día conocer a alguien que no tenga un familiar, amigo, etc., que haya tenido esta terrible enfermedad. Esto es una vergüenza, tantas vidas destrozadas a lo largo de la historia y es muy extraño que en pleno siglo XXI, las gigantescas inversiones e investigaciones sobre el cáncer a lo largo de los años, los enormes conocimientos sobre el cuerpo humano y las impresionantes tecnologías que jamás imaginábamos que llegaríamos a tener, no hayan servido mucho que digamos, a las cifras me remito, cada año se mueren en el mundo más de ocho millones de personas de cáncer. Muchos dirán que la cifra hubiese sido mayor si no fuese por los tratamientos de la medicina moderna, pero si eso fuera verdad, igualmente ¿por qué tantos casos de cáncer? ¿Por qué aguantar tantas desgracias? ¿No será que nuestro entorno y modos de vida nos están matando? ¿Por qué no cambiarlos? ¿No será que la ciencia oficial está fallando en alguna cosa clave sobre la causa y el tratamiento del cáncer? ¿Por qué los tratamientos son tan destructivos y muchas veces inútiles? ¿Hay soluciones más efectivas o milagrosas? y aprovechando que esto es un blog de conspiración… ¿el cáncer es un plan eugenésico? ¿Quién se beneficiaría del sufrimiento de tantas personas? ¿Nos ocultan algo? Son muchas las preguntas y por lo tanto, es necesario echar un vistazo a ver qué cuece. Conociendo a los Illuminati, cualquier cosa sacada de una película de terror es posible, así que veamos…

Los tratamientos actuales contra el cáncer son extremadamente hitlerianos, como si los hubiese creado el mismísimo Josef Mengele o un verdugo de la Edad Media. Para tratar al paciente le queman (radioterapia) o le atiborran de químicos (quimioterapia), y no solamente le matan las células cancerosas, sino también las células sanas, haciendo que el enfermo sufra unos efectos secundarios terribles como la caída del pelo, pérdida del apetito, debilidad, insomnio, etc… En general, el sistema inmunitario después de los tratamientos (radioterapia y quimioterapia) queda totalmente debilitado y destrozado (el sistema inmunitario es clave para recuperarse de cualquier enfermedad) y por eso muchas personas no llegan a sobrevivir. Todo esto no nos debería extrañar si supiéramos por ejemplo, que uno de los más famosos fármacos de quimioterapia anticancerosos, el Mustargen, que por cierto, fue el prototipo que dio el paso al campo de la quimioterapia, es nada más y nada menos que un ¡análogo del gas mostaza! y por lo tanto, ¡un producto resultado de la investigación de armas químicas! Si nos fijamos, Mustargen solamente es el nombre de la marca, en realidad, su nombre genérico es la Mecloretamina, pero también se llama ¡mostaza nitrogenada o nitrógeno de mostaza! Al ver lo efectos secundarios del fármaco te caes para atrás, obviamente al ser un análogo de un arma química, ¿qué más se podía esperar? Solamente el borrego se dejaría tratar de esta manera tan… draconiana. Impresionante, como si los que idearon el tratamiento del cáncer no fueran humanos y no sintieran ninguna empatía o sentimiento bueno hacia la humanidad.

Pero no todo es oscuridad, hay personas que hacen y han hecho verdaderos descubrimientos que han dado luz a posibles tratamientos reales e inofensivos contra el cáncer. Personalmente, el Dr. Tullio Simoncini es uno de ellos:  


 
SeoleoINT
 

El doctor Tullio Simoncini es un médico de Roma cuya especialidad es la oncología, la diabetes y las enfermedades metabólicas, sin embargo, es más conocido por su increíble descubrimiento: El cáncer es una infección por hongos (siempre se ha pensado que la genética es la principal causa del cáncer) en particular, el hongo Cándida en todas sus variedades.

Simoncini en el vídeo explica que el tumor que se ve en la imágenes (que está mostrando) es rojo, sin embargo, al lavarlo con agua destilada, se puede apreciar una invasión de hongos que da al tumor ciertas coloraciones blancas (cualquier oncólogo lo puede corroborar) y para Simoncini lo blanco son precisamente las colonias de cándidas. En el vídeo se puede observar cómo el doctor lava el tumor de un paciente con una disolución de agua destilada con bicarbonato, y al pasar el tiempo con ese mismo tratamiento, el tumor se va reduciendo hasta desaparecer. Según Simoncini, sólo hace falta cuatro o cinco lavados con bicarbonato al tumor para eliminarlo.

El médico italiano dice que la hipótesis de que la división celular descontrolada es la causa del cáncer nunca ha sido demostrada. Siempre se había pensado que primero se desarrolla el cáncer y después viene la cándida, cuando según Simoncini, es al revés. El tejido, ante una invasión de hongos, genera nuevas células para combatirlo. Es decir, la división celular anormal, característica del cáncer, es debido a los mecanismos de defensa del organismo para hacer frente a los hongos. Por lo tanto, para eliminar a los hongos, que son la causa del cáncer, se necesita bicarbonato de sodio, el tejido canceroso debe estar en contacto directo con el bicarbonato. Con este tratamiento, el doctor Simoncini curó a pacientes con cáncer, incluso a los terminales.


Pero no todo fue un camino de rosas, las instituciones médicas, las farmacéuticas y el colegio de médicos, al ver la efectividad del tratamiento de Simoncini, basado en un producto tan barato como el bicarbonato de sodio y al ver también que las teorías convencionales y que los negocios con la quimioterapia y la radioterapia se iban al traste, hicieron todo lo posible para lograr que Simoncini perdiera su licencia médica. Está claro que uno de los mayores beneficios de la industria farmacéutica y de las instituciones médicas, son los pacientes con cáncer. Sin embargo, esto no impidió que Simoncini se dedicara a viajar por todo el mundo para informar a las personas sobre su tratamiento y ayudarles a curarse del cáncer. Actualmente está en ello y por lo visto con mucho éxito.


Casualmente, ningún medio de comunicación masivo y oficial ha nombrado a Simoncini, ni siquiera para desprestigiarlo o burlarse de él. Por lo tanto, el silencio es absoluto, ya que el secreto y el negocio del cáncer son muy grandes.

Hay otras teorías del cáncer diferentes a las de Simoncini, sin embargo, si se ven en profundidad, todas están relacionadas.

Una teoría que está teniendo repercusión últimamente en la medicina alternativa, a pesar de que tiene sus años, es la del Dr. Alfred Pischinger (1899-1982), que fue uno de los padres de la histoquímica. Pischinger descubrió en 1948 la enorme importancia que tiene el llamado tejido conectivo o conjuntivo (matriz extracelular) que baña a las células del cuerpo. Antes, se le daba el papel de simple relleno, pero este médico austríaco vio que el tejido tenía un papel regulador en funciones tan básicas como el intercambio de oxígeno, de agua, de electrolitos y de la regulación ácido-alcalina, entre otras muchas. Incluso la nutrición y desintoxicación de las células se hacen a través de estos tejidos, ya que las arterias y venas (que son los que transportan los nutrientes y el oxígeno) no están en contacto directo con las células, sino a través de esa matriz extracelular. Debido a que nuestro sistema de vida está totalmente repleto de sustancias químicas (plásticos, alcohol, tabaco, medicamentos, etc.) la mala alimentación y la falta de actividad física (falta de oxigenación), se acumulan las toxinas en la matriz celular y por lo tanto se reduce la capacidad de auto depuración del organismo. Y todo esto sin hablar de las toxinas que produce el cuerpo debido al desequilibrio provocado por las emociones, depresiones, etc. Si no, que se lo digan al Dr. Ryke Geerd Hamer, que dijo que las enfermedades son causadas por shocks y traumas no superados. Que por cierto, el doctor Hamer denunció que había una conspiración sionista que les estaba negando la salud a las personas…

Volviendo con el tema de Pischinger, la acumulación de toxinas, que tienen carácter ácido, ahogan a las células, éstas están rodeadas de restos metabólicos que se encuentran en la matriz extracelular y, por lo tanto, las células reaccionan de la siguente manera para defenderse:

Reteniendo líquidos en el espacio intersticial para diluir los ácidos y permitir el paso de los nutrientes (Retención de líquidos).

Secuestrando calcio, sodio y potasio de las estructuras óseas (osteoporosis) para formar sales y que puedan precipitarse en los tejidos blandos. Es decir, las células intentan alcalinizarse sacando de los huesos elementos alcalinos debido a que está siendo atacado por los ácidos de su alrededor.

Drenando los ácidos por la piel o mucosa.

Apoptosis celular (muerte celular).

Mutando = cáncer.

Otra teoría cercana a la de Pischinger, es la del científico y premio nobel de medicina Otto Heinrich Warburg (1883-1970). Warburg estudió el metabolismo de los tumores y llegó a la conclusión de que las células cancerosas no cubren totalmente su consumo de oxígeno con la respiración celular, sino que lo que hacen es un proceso de fermentación, incluso si hay suficiente oxígeno, por lo tanto las células cancerosas hacen la fermentación para la obtención de energía (recordemos que la fermentación es un proceso anaeróbico, no requiere oxígeno) y no utilizan la mitocondria. La fermentación es propia de bacterias y levaduras (¿Cándida? Ya que la levadura es un hongo cuyo desarrollo es unicelular). Como vemos, Warburg estaba convencido de que el origen del cáncer era una respiración celular defectuosa, causada a la vez, por un daño mitocondrial. También decía cosas como que privar a una célula de oxígeno durante 48 horas la podía convertir en cancerosa, que la falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una  misma moneda (cuando se tiene uno se tiene el otro) y que las sustancias ácidas rechazan el oxígeno.

Ahora veamos un vídeo de una conferencia que hizo el Dr. Alberto Martí Bosch, organizada por la World Association for Cancer Research (WARC):

 
 Dr. Luis Fernando Angel
 

El Dr. Alberto Martí Bosch está inspirado en Pischinger y explica en el vídeo cómo afrontar de forma holística la enfermedad. Bosch dice que sin acidez humoral no hay cáncer, con un exceso de acidez en el organismo, la célula se ahoga en sus restos metabólicos. Por lo tanto, para sobrevivir, hace los procesos que explicó el Dr. Pischinger (retener líquidos, secuestrar elementos alcalinos de los huesos, drenar los ácidos o morir) La última alternativa que le queda a la célula, como hemos visto, es la mutación (cáncer). En general, tenemos que sin oxígeno, sin nutrientes y con acidez, la célula puede morir, y si no muere, puede mutar.

Muchos profesionales le dicen al Dr. Bosch que alcalinizar el cuerpo no serviría mucho porque las células cancerígenas son alcalinas por dentro. Bosch responde que son alcalinas por dentro precisamente para defenderse de la acidez exterior. Por lo tanto, la acidez provocada por toxinas y la falta de oxígeno son claves para el desarrollo del cáncer. También el doctor explica que la célula tumoral necesita mucho sodio para alcalinizar su citoplasma y poder así contrarrestar el ataque ácido externo, sin embargo, está de acuerdo en tomar bicarbonato de sodio, ya que es una potente sustancia que alcaliniza el organismo en general. También aconseja la ozonoterapia, ya que el ozono oxigena las células y la hidroterapia, ya que alcaliniza el cuerpo abriendo los poros de la piel y por lo tanto salen los ácidos. El doctor Bosch concluye que sin sodio, sin ácidos, y con oxígeno en el medio, la célula tumoral no puede vivir. A la vez, aconseja por lo menos ser un día a la semana vegetariano, bañarse en sales y tomar plantas depurativas (infusiones de alcachofa, tomillo y té verde) para mantener los filtros limpios y evitar que se acumulen las toxinas. Él mismo termina diciendo que ha curado a personas terminales de cáncer siguiendo este tratamiento holístico. En general, se trata de mantener el cuerpo oxigenado (haciendo ejercicio) y alcalinizado (mediante una alimentación alcalina, es decir, sana). También no hay que descuidar la parte psicológica, ya que las emociones pueden desequilibrar nuestro organismo y reducir su capacidad de auto regularse o auto depurarse correctamente.

Pero, como hemos visto, el Dr. Bosch no cree que la causa del cáncer sea un hongo, como dice Simoncini, sino que primero viene la mutación y luego viene el hongo. Sin embargo, los dos están de acuerdo que para curar un cáncer hay que tomar sustancias alcalinas. Es decir, se debe alcalinizar todo el organismo. A continuación, dejo una lista de alimentos ácidos y alcalinos (no abusar de los ácidos), que en mi opinión, debería estar colgado en todas las neveras de los hogares:




Hay tratamientos físicos que ayudan a equilibrar el sistema en general, como lo son la acupuntura, la osteopatía, la fisioterapia, la biodescodificación, la reflexología, la radiofrecuencia, la magnetoterapia, la musicoterapia, etc.

Como vemos, los alimentos ácidos son todas las carnes y procesados (dominante en la dieta occidental) y los alcalinos son casi todas las frutas y verduras. Y no solo eso, en todo el mundo hay testimonios de personas que se han curado el cáncer dejando las carnes y siguiendo una dieta estrictamente vegetariana:








Hasta plantas naturales que han sido criminalizadas en casi todos los países del mundo, como la marihuana, tienen potencial para destruir células cancerosas. Actualmente, la presión hacia la marihuana está bajando debido a los desubrimientos sobre sus beneficios, pero me temo que también pueda ser por el tema de los transgénicos. 



Incluso frutas como la guanábana tienen un poder anticancerígeno enorme, también últimamente se están descubriendo nuevas sustancias poderosas anti cáncer como la plata coloidal, el cloruro de magnesio, la cúrcuma, el dióxido de cloro (MMS)…. ¡Y hasta el agua de mar! Si no que se lo pregunten al Dr. Ángel Gracia, el inventor de la dieta del delfín, que a sus ochenta y tantos años ha pasado la mayor parte de su vida tomando agua de mar y está en buena forma.

Pero ante tanta información lógica sobre las causas y los tratamientos alternativos sobre el cáncer… ¿por qué la medicina oficial y las farmacéuticas siguen empeñadas en seguir con los tratamientos convencionales acidificantes como la quimioterapia y la radioterapia? ¿Por qué se siguen muriendo en el mundo más de 8 millones de personas? Se podría decir que por tres causas: La ignorancia, el negocio y el control poblacional.

La ignorancia porque la ciencia oficial y el sistema educativo están bajo el control de los illuminatis, es más, lo crearon ellos. Un médico desde que nace, hasta que se gradúa de medicina, ha sido educado en la ciencia oficial caduca, materialista y reduccionista. No podría imaginarse que fue engañado, ya que su “realidad” o experiencia se ha basado en esa ciencia oficial, e ingenuamente se lo cree. La medicina actual no puede curar casi nada si no es por los químicos de las farmacéuticas. Por lo tanto, se ha hecho una simbiosis entre la medicina oficial y las farmacias. Esto nos lleva a la siguiente causa, el negocio.

Hoy en día hay empresas que quieren censurar estudios sobre el cáncer en EEUU, entre ellas podemos encontrar a la empresa petrolera Exxonmobil, las empresas químicas The Dow Chemical Company y Dupont, y la empresa química alemana Basf. Básicamente, están en contra de investigar los efectos del formaldehido y otros químicos que se encuentran en todas partes de la vida cotidiana. Debemos recordar que illuminatis como Rockefeller, Bush y Rumsfeld son consejeros de farmacéuticas.

Según Nicholas D. Kristof, periodista del The New York Times y ganador de dos premios Pulitzer, las empresas químicas hacen presión en el congreso estadounidense para reducir el dinero a los informes sobre carcinógenos. Richard J. Roberts, premio nobel de medicina, denunció que las farmacéuticas bloquean las medicinas que curan porque no son rentables, ya que curar no es tan rentable como un enfermo crónico. También denunció que casi todos los políticos dependen de las multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas y que las inversiones se desvían al descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que hacen crónica la enfermedad. Richard Smith, ex editor de la British Medical Journal, dijo que las revistas médicas deberían dejar de publicar ensayos clínicos financiados por la industria farmacéutica. También tenemos a la Doctora Ghislaine Lanctot y su libro La mafia médica, en donde denuncia el negocio que se hace con el cáncer, que por cierto, esta doctora cree en la existencia del Nuevo Orden Mundial.




Incluso la cosa se pone más tenebrosa si vemos que Richard L. Day, marioneta de los Rockefeller, dijo en una reunión de la OMS en 1969 que se tenía la cura del cáncer, pero que la enfermedad, además de ser un negocio, ayudaba a controlar el crecimiento de la población humana.

En conclusión, las enfermedades se han vuelto un negocio y las farmacéuticas en una mafia. Por suerte, siempre hay grandes personas en el mundo que luchan contra estos crímenes de los illuminatis, labrando así un camino para la libertad y la dignidad de la humanidad.





 
 
 

1 comentarios:

Publicar un comentario